Y ahora, ¿quién podrá defenderlo?