¿Ya valió Guerrero?