De conflictos de interés y las nuevas cadenas