Peña: el asombro de las élites, el desencanto de las mayorías