Las casas y el “lame duck”