¿Quién se llevó “la lana” de las recompensas?