El “misil” al presidenciable