En problemas, el particular de Calderón