Línea 12: los culpables