“Y qué culpa tengo yo…?”