El poderoso “resucitado”