Molinar y Lozano, casi a golpes