Videgaray tropezó de nuevo… con la misma piedra