El “góber” bala