El gobernador que se atascó