Tanhuato: las pruebas que hacen tropezar al Gobierno (Parte I)