Peña Nieto, el embajador y el Complex