Guterres y los candidatos mexicanos