La muerte del ministro causa terremoto político