“¡Uy!”, se dividió la Corte