Un “pelapapas” en el centro del caso Monreal