Jugaban “Solitario” mientras el Chapo se fugaba (parte 2)