El gobierno, al banquillo