La conveniente muerte de El Canicón (parte 3)