Un escándalo que pudo evitarse con 70 mil pesos