El empate en la Corte: Lo que no se vio