Francia y Alemania en Maracaná, pero los cariocas tienen la mente en Fortaleza