La colaboración de Diego Bonet.

Dear young people, “don’t vote”. Queridos jóvenes, “no voten”. 

 

El mensaje es poderosísimo. Estadounidenses blancos y de clase media-alta hacen la siguiente provocación: 

 

Queridos jóvenes… No voten. No voten. Todo está bien tal y como está. Trump somos nosotros.Él, es nuestro muchacho. ¿Rebajar los impuestos a los ricos? ¡Yeah! Soy podridamente rico.¿Cambio climático? Ese es tu problema, yo moriré pronto. Claro que los tiroteos en las escuelas son tristes. Pero hace más de 50 años que no he estado en una escuela. ¡Yo no sé que vidas son importantes!. Claro que esto no te gusta. Entonces puedes subir un meme a Instagram. Si hace buen clima, puedes ir a una de esas pequeñas manifestaciones. Incluso puedes compartir este video en Facebook. Pero no vayas a votar. Los jóvenes no lo hacen nunca. Yo sí lo hago. En todas las elecciones; intermedias y primarias. En cada elección, nosotros estaremos allí. Pero tú no.Porque somos un generación de emprendedores (doers). No de quejicas (whiners). ¡Y lo estamos haciendo muy bien! 

 

Un minuto y dos segundos de pura provocación, y realidad. 

 

Por décadas, los votantes mayores habían dominado el electorado en las elecciones intermedias de Estados Unidos. Pero en esta ocasión parece haber sido diferente.

 

El Instituo de Política de la Escuela Kennedy de Harvard publicó una encuesta realizada a votantes de 18 a 29 años de edad que mostró que los jóvenes estadounidenses tenían una probabilidad significativamente mayor de votar en las siguiente elecciones intermedias en comparación al 2010 y 2014. El 40% dijo que definitivamente votarían en las elecciones del pasado martes.  

 

Los resultados preliminares de las elecciones intermedias del martes, y de diferentes mediciones que clasifican la votación en edades, regiones y otras características como género o raza, arrojan que los votantes entre 18 y 29 años crecieron 2% a comparación de las elecciones intermedias del 2014. En esa ocasión fueron el 11% y ahora el 13%. No es mucho, pero es algo significativo, para el hartazgo y la apatía que tanto se le adjudica a la juventud mundial. 

 

En votación anticipada, más de 3.3 millones de jóvenes de entre 18 a 29 años votaron. Inclinaron la balanza en algunos Estados claves y en otros comienzan a desconfigurar la ecuación político-electoral. Texas o Nevada son ejemplos claros. Y un dato no menor rumbo a las elecciones presidenciales del 2020 es que cerca del 68% de ellos eligieron a los Demócratas.

 

El papel de los jóvenes ha sido cuestionado en procesos contemporáneos de suma importancia en el ámbito mundial: la elección de Trump, el Brexito la elección del plebiscito de paz en Colombia, por decir solo algunos. 

 

Pero en medio de este escenario, aparecen jóvenes como Alexandria Ocaso-Cortez. Con solo 29 años de edad pasó de servir tragos en un bar de NY a convertirse el martes pasado en la mujer congresista más joven en la historia de Estados Unidos. De clase media. De Bronx y Queens. Con un padre arquitecto y una madre puertoriqueña. Logró estudiar Economía y Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston, en donde aún sigue pagando un préstamo universitario. Participó en la campaña de Bernie Sanders y ganó las primarias del distrito 14 de NY; uno, por cierto, lleno de inmigrantes.  

 

El problema del mundo actual es que la generación que causó los problemas, es la misma que quiere arreglarlos. Alexandria Ocasio-Cortez nos demuestra que no todo está perdido en el Estados Unidos de Trump. Y si algo está roto, el mejor pegamento para ello, es apostar por la juventud.Como debería de serlo en cada rincón del planeta en donde haya un joven.

 

Quizá, cuando lo entendamos y nos levantemos del sillón, las cosas empezarán a mejorar. 

 

Enredados. De pena ajena la oposición de cartón que representa el PAN en el Senado y la Cámara de Diputados. Con pancartas, tomaron la tribuna para gritar: ¡Fuera Maduro! Olvidan que cuando fueron gobierno también invitaron a Chávez. 

Twitter: @DiegoBonetG

Ve tambien.

La guardia civil de López Obrador

Por Carlos Loret de Mola A. Foto: Gaspar Vela El gobierno entrante perfila la conformación …