Home / Blog / Colaboraciones / Viajar no es ilegal, amenazar y censurar lo criticable.

Viajar no es ilegal, amenazar y censurar lo criticable.

Por Areli Paz

Foto: @cobostv

En redes se volvió viral la imagen de Angélica Rivera junto a sus hijas comiendo en París.

Les llovió de todo.

Un reportero quiso acercarse y fue interceptado por miembros del Estado Mayor Presidencial, quienes le exigieron borrar de inmediato las imágenes captadas, lo amenazaron y persiguieron, según lo narrado por el periodista.

Desde lejos su hija grababa el incómodo momento.

No nos confundamos.

No es ilegal vacacionar. La esposa del Presidente y sus hijas tienen la libertad y derecho a tener vacaciones. En dónde decidan. No hay impedimento alguno. Decir que nuestros impuestos sirven para sus lujos sin demostrarlo se llama calumnia.

No es ilegal comer en un restaurante de París. Es de poco tacto hacerlo tan a la vista cuando se está terminando un sexenio tan opaco como el de Peña Nieto. Solo es cuestión de forma. Hoy más que nunca la Familia Peña debe cuidar las formas y ser más empáticos con un país que los considera poco gratos.

No es ilegal que un periodista intente acercarse. Vaya o no de vacaciones el periodista puede buscar fotos e imágenes en dónde lo decida mientras no falte a reglamentos establecidos por ejemplo en museos o lugares estratégicos militares o de seguridad.

No es ilegal que su hija haya documentado en otro video. Cada quién es responsable de lo que dice, escribe y graba en sus dispositivos. Y hoy sirvió de testimonio sobre una amenaza. Cada quién en su red mientras no sea algo ilegal puede poner lo que decida.

No es ilegal que la señora Rivera traiga un equipo de seguridad, hasta hoy (la ley no ha cambiado) es prioridad para el Estado salvaguardar la integridad del Presidente y todos los integrantes de su familia estén donde estén.

Muchos sabemos cómo se comportan los elementos del Estado Mayor Presidencial; cubrir un evento e intentar acercarte al Presidente o a su familia implica la mano dura de alguno de ellos. No son formas, pero es su trabajo y su única encomienda es que nadie sin su permiso se acerque. El nuestro es buscar la nota, pese a ellos.

Lo criticable es el intento de censura y la amenaza, la prepotencia y el alarde por el cargo que ostentan. Ahí, el principal detalle de crítica.

Pudieron haber impedido el paso, pero decidieron agredir. Ese el punto cuestionable de un Estado Mayor que agoniza según la nueva estrategia que pretende fusionarlos al origen: El Ejército y desvanecer a un grupo de élite que tiene permiso para casi todo.

En la red y bajo “el permiso” de anonimato la entraña hace perdernos de lo importante.

Lo importante es mantener la libertad de expresión, ampliar los márgenes de la autocrítica y poner claras las nuevas reglas de cómo serán los nuevos encargados de la seguridad de un Presidente. #AhíElDetalle

Ve tambien.

Brasil, un espejo

Por Diego Bonet G. El 7 de junio del 2015 ganó el Gobierno de Nuevo León, Jaime Rodríguez …