Home / Blog / Colaboraciones / @avestruzeterea / Con “el sueldito” de siempre

Con “el sueldito” de siempre

Por @avestruzeterea

Pues que resulta que ese vendedor de Bimbo le robaba al viejito de la tienda… y que resulta que lo cachan.

“Pena es robar y que te cachen”, solian decir. Esto le pasó al empleado de Bimbo, siguieron dos o tres días de tuits y memes, y a otra cosa.

Pero me llamó la atención el enorme número de tuits que parecían haber encontrado al verdadero culpable: los dueños de Bimbo.

Pues sí. Para un grupo no menor de personas, el culpable de que robes es el que te paga el sueldo.

Y así tuvimos 135,207 tuiteros opinando que Bimbo debería pagarle más a su personal…. de los cuales aproximadamente 0 le ofrecieron a los empleados de Bimbo un empleo en mejores condiciones. De lengua me como un Chocorrol…

Hay dos teorías en general de cómo subir el nivel general de sueldos. La de la izquierda y la de la derecha.

La izquierda considera que depende del gobierno. Salarios mínimos, decretos, reglas… todo tipo de intervención de los políticos. La mejor prueba de que eso no funciona es Venezuela. Llevan varios incrementos de salario minimo en el año (contra 1 en México, 0 en Estados Unidos y “¿qué es salario mínimo?” en Suiza). El salario se ha multiplicado varias veces ya. Todo lo anterior ha servido para que el salario mínimo mensual venezolano sea 19 pesos mexicanos. Sí, 19 pesos mexicanos. Ni un billete de Benito Juárez de los baratos.

Subir sueldos por decreto no funciona. Quiiebras a las empresas y generas inflación.

En esto la izquierda no tiene razón.

Queda entonces el argumento de la derecha: la clave está en el aumento de la productividad. 

Y pues… tampoco tiene razón la derecha.

Imagine usted que gana $10,000 de sueldo y debe ir a la papelería a comprar útiles por regreso a clases. Lo que necesita vale $300. 

Antes de terminar el día laboral su jefe le pide que vaya a su oficina. ¡Felicidades! Le acaban de dar un 20% de aumento. Ya no gana $10,000 sino $12,000.

Va a la papelería, pide los útiles, le cobran los $300. ¿Qué hace usted? ¿Paga $360, un 20% más, porque ya se lo puede permitir? Pues se me hace que no. Si le dan los útiles a $300 usted va a pagar $300. Lo mismo aplica para el resto de sus gastos. Usted no va a pagar más de lo que necesite pagar. ¿Qué pasa si los precios en la papelería de siempre suben? Pues es probable que usted busque en papelerías de otra cadena. Si encuentra sus útiles en otro lado por $300 pues comprará en el otro lado.

Eso mismo lo hace cualquier persona a cualquier nivel. Y sí, también las empresas.

Si los trabajadores de Bimbo suben su productividad, la empresa tendrá más dinero. Eso le da el margen, la posibilidad, los recursos, para subir sueldos. Pero si puede seguir consiguiendo el personal que necesita en los niveles actuales, lo va a hacer. El sueldo es también un precio.

Entonces, si es deseable que el nivel general de sueldos suba, y las recetas de decretos y aumento de productividad no sirven, ¿qué se debe hacer?

Pues dar todas las facilidades para que se establezcan nuevas empresas. Muchos miles de nuevas empresas. De todos tamaños, de todas nacionalidades, de todos los giros legales.

Esas empresas contratarán gente. Si una empresa quiere personal ya capacitado (digamos, como el de Bimbo), le tendrá que ofrecer al empleado más de lo que tiene ahora para convencerlo de cambiarse. Si Bimbo empieza a perder personal capacitado porque la competencia paga más, pues tendrá que subir sueldos o se queda sin gente.

Vean las ciudades con mayor sueldo promedio, en México y en el mundo. Vean las industrias con mayores ingresos promedio. Nunca ha sido un decreto de salario mínimo lo que los ha llevado allá. La productividad desde luego que ayuda y es requisito necesario. Pero no suficiente.

Si la única empresa tecnológica fuera Apple, sus sueldos promedio serían mucho más bajos. Si el único equipo con posibilidades  económicas fuera el Real Madrid, los futbolistas ganarían menos. Si solo hubiera un estudio en Hollywood/ solo una aerolínea/solo un banco/ solo una farmacéutica…

De parte del gobierno, entonces, le toca favorecer la inversión. Mucho. Todo lo que se pueda. ¿Se acuerda que eso fue tema central en las campañas de AMLO, Anaya y Meade? Yo tampoco. Los tres hablaron de subir el salario mínimo. Los tres dijeron generalidades sobre facilitar la creación de empresas pero nada serio.

De parte del empleado, tal vez me tachen de anticuado pero creo que LO QUE TOCA ES NO ROBAR. Ni a la empresa ni a los clientes ni a nadie. Robar es malo. Qué coraje que decir eso cause controversia.

Aparte de no robar, queda preparase ya sea para el autoempleo o para tener más que ofrecerle a una empresa. Más preparación académica, idiomas, manejo de sistemas… 

Pero al final no olvidemos la realidad. El salario es un precio como cualquier otro. Los empresarios hacen lo mismo que nosotros en la papelería: pagar lo menos posible (y eso no va a cambiar). 

Un precio sube o porque se reduce la oferta o porque se incrementa la demanda.

Los trabajadores ofertan su mano de obra. Reducción de oferta es que mucha gente deje de trabajar, emigre o se muera. No es por ahí.

Las empresas demandan mano de obra. Sí es por ahí. Necesitamos que haya muchas muchas muchas más empresas demandando mano de obra. Eso sube los salarios.

Lo demás es demagogia de izquierda o derecha.

Ve tambien.

“Y pagarán su culpa los traidores”

Colaboración de @avestruzeterea Foto : El Universal Considero un regalo personal que Augusto Pinochet se …