Home / Blog / Columnas / Un pacto contra la violencia verbal

Un pacto contra la violencia verbal

Por Carlos Loret de Mola A.

La polarización, el discurso de odio y la incitación al linchamiento a quien piensa distinto son siempre indeseables. En México, se han recrudecido en la discusión política y desgraciadamente también en el periodismo, desde hace más de una década.

La violencia verbal está fuera de control y se toma a la ligera, sin medir que se traduce fácilmente en violencia física, desde agresiones hasta asesinatos.

¿Quién empezó la escalada de violencia verbal? ¿Quién le siguió? ¿Quién ha sido más virulento? Cada quien tiene su teoría, pero tratar de esclarecerlo terminaría en nuevas descalificaciones, insultos, amenazas. Lo que hay que hacer es detenerla. Detenerla ya.

Políticos, periodistas, personajes públicos, todos, sin excepción, tendríamos que llamar a la responsabilidad.

Defendamos la discusión abierta de las ideas, los proyectos, las trayectorias y las acciones. Con inteligencia, con dureza, con ironía y sarcasmo… con libertad absoluta. Nadie es intocable para la crítica libre.

Pero rechacemos la incitación a la violencia, venga de donde venga. Tengamos claro que la descalificación moral, la humillación, la generalización del insulto, la acusación criminal a las personas por el solo hecho de estar a favor o en contra de una idea, una plataforma o un candidato impiden el debate democrático.

No descubro nada: las palabras son importantes. A las palabras no se las lleva el viento. Las palabras pesan.

Cuidémoslas. Las redes sociales pueden ser luminosas y cáusticas al mismo tiempo. Las tribunas de los medios tradicionales y la plaza pública deben ser usadas con conciencia y responsabilidad.

La violencia, el llamado a las “soluciones” finales, a lo rompimientos trágicos, los sambenitos de maldad intrínseca, del futuro inmediato en tanto vida o muerte, no caben en una sociedad que ha querido construir desde hace décadas una vida democrática. La primera responsabilidad es para sus líderes visibles.

Propongo humildemente un Pacto contra la violencia verbal. No hace falta firmarlo. Que sea de palabra. De Palabra. Con mayúscula. Porque hay que volverle dar a la Palabra el peso específico que tiene y que hemos convenientemente ignorado. Que se comprometan a ello, de entrada, los candidatos, y que al hacerlo contengan a sus huestes y condenen inequívocamente a quien ejerza la violencia verbal.

SACIAMORBOS

En el camino habrá insultos, pero en la meta habrá paz, o menos guerra.

Ve tambien.

El otro favor que le pide AMLO a Peña Nieto

Por Carlos Loret de Mola A. Todas las señales que ha enviado Andrés Manuel López …