Home / Blog / Ni Rusia, ni las famosas fake news; nosotros.

Ni Rusia, ni las famosas fake news; nosotros.

Colaboración de Diego Bonet G.

En esta ecuación está la respuesta. Nos preocupa la intervención rusa en las elecciones del 2018 en México a tal grado que hasta el hermano de Margarita Zavala, quien quiere ser candidata presidencial independiente, Juan Ignacio Zavala, ha hecho una petición en la plataforma de firma-activismo Change.org para expulsar del país y retirar la nacionalidad mexicana a John M. Ackermann, vocero de Andrés Manuel López Obrador y MORENA, y catedrático e investigador de la UNAM.

Ackerman ha sido catalogado por muchos como el hombre de Putin en México. El vínculo para la afirmación es que colabora con el portal de noticias RT, el cual está financiado en su mayoría por el gobierno ruso. Del mismo modo nos preocupan demasiado las fake news y el papel que jugarán en el proceso electoral que se avecina.

Es importante estar pendiente de estos dos escenarios, sin duda. Y más por lo que pasó en Estados Unidos con Donald Trump. Pero tal parece, que todo este debate sobre la intervención rusa y las fake news en México, se ha transformado en los últimos días en una especie de pantomima o monólogo de aquellos que ven en estas dos cosas, las amenazas más importantes para nuestra democracia.

Los riesgos y las amenazas siempre han existido. A Rusia, evidentemente, le conviene estar presente en sucesos trascendentales para inclinar la balanza a aquello que, geopolítica y estratégicamente, le beneficie. También es evidente que el tema de la manipulación de la información ha existido desde hace muchos años y que como tal, hará ruido en este proceso electoral. Desde mi punto de vista, este debate se diluye al echar a segundo plano riesgos que verdaderamente están atentando contra nuestra idea de democracia. Estos riesgos no vienen del exterior y poco se ha hablado de ellos. Tres ejemplos:

Primero, a finales del pasado diciembre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) eliminó del reglamento de fiscalización una prohibición que impedía a los candidatos y partidos repartir tarjetas durante la campaña electoral de este año. Así, prácticamente se está institucionalizando la compra de votos mediante tarjetas con beneficios para la población más necesitada.

Segundo, esta semana salió en la portada de la revista Líderes, el estratega político venezolano, Juan José Rendón (J.J. Rendón), el encabezado de la portada que acompaña la foto del también venezolano es el siguiente: “Haré lo que esté a mi alcance dentro de la ley, para que AMLO no llegue a la presidencia”. Este estratega se reconoce a sí mismo como un experto de la rumorología, como un as para esparcir información falsa y manipulada, como alguien capaz de hacer hasta lo imposible para conseguir lo que quiere. Habrá que ver si actúa de la mano del Frente o con el PRI.

Tercero, el camino independiente manchado. Vergüenza les debería de dar a los candidatos a diputados por la forma en la que han juntado las firmas para ser candidatos. Enoja que una vez más, una vía de participación ciudadana, se vea manchada por las mismas prácticas y personajes de los que estamos hartos: compra ilegal de firmas y credenciales electorales para llegar a la meta.

Así, considero prudente que nos preocupemos por la posible intervención rusa y por las fake news, al ser riesgos reales, pero no debemos olvidarnos de nuestros propios riesgos y fantasmas que ya están apareciendo.

Twitter: @DiegoBonetG

Ve tambien.

Vamos a jugar #QuéBonito

Esta semana nos sorprendimos con la noticia de la absolución y libertad de Elba Esther …