Home / Blog / Columnas / Meade, ¿Curado de ciudadanía ?

Meade, ¿Curado de ciudadanía ?

Por Carlos Loret de Mola A.

La clase política mexicana usa con bastante desfachatez el término “ciudadano”. Resulta que ahora Margarita Zavala es ciudadana, cuando todo lo que es y ha sido se lo debe a un partido político.

Resulta que El Bronco también, cuando quince minutos antes de volverse emblema “independiente” militaba en el PRI, donde construyó su carrera política. Resulta que Ríos Piter también, cuando ha estado de funcionario y/o militante de PRI, PAN y PRD. El Frente de Ricardo Anaya también saltó a la palestra como Ciudadano y no tenía un ápice de eso; luego le tuvieron que cambiar el nombre.

Cuando José Antonio Meade fue designado por el presidente Enrique Peña Nieto como el abanderado del PRI para la sucesión se presumió su perfil “ciudadano”. Bastante cuestionable, considerando que ha actuado en sintonía con los partidos políticos en las administraciones en las que ha trabajado: primero el PAN y luego el PRI. Es un político. Es cierto que sin militancia partidista. Es cierto que con una extraordinaria interlocución con actores políticos de todos los partidos. Pero político al fin. No es alguien que haya hecho carrera en la sociedad civil.

Pero si la estrategia presidencial fue presentar a Meade como “candidato ciudadano”, lo que ha venido en las tres semanas subsecuentes ha sido curar al ex secretario de Hacienda de ese “mal” que parecen haberle detectado los priistas.

El precandidato único del PRI se ha dedicado desde el minuto uno de su destape a tomarse la foto y reunirse con todo el Parque Jurásico de la política tricolor, a abrazar a todos los personajes impresentables, anquilosados, añejos, viejos políticos de partido.

¿Por qué haría algo así? Sólo es explicable si en su cuarto de guerra han diagnosticado que cayó mal en el partido la postulación de un no-militante, y que sin el voto duro de los sectores del PRI es imposible ganar. Que es necesario que amarre estas lealtades para que no se vayan con López Obrador en el sur o con Anaya en el norte.

La duda es si al estar conquistando internamente al PRI está perdiendo lo que se quería presentar al electorado en general como su principal virtud. Si gana más de lo que pierde. Es difícil de medir. Es intuición, es sentir para dónde sopla el viento.

No se diga ante la sospecha de que, con tal de lograr una alianza PRI-Panal, el gobierno accedió a sacar de la cárcel a Elba Esther Gordillo, fundadora del Partido Nueva Alianza y símbolo de la corrupción en México.

El 27 de noviembre vistieron a Meade con una camiseta ciudadana. En dos semanas se ha dedicado a desteñirla.

SACIAMORBOS

Algo similar ha de estar enfrentando López Obrador –como pusimos antier en estas Historias de Reportero– con su alianza con el Partido Encuentro Social. Su camiseta de izquierda, de liberal, se destiñe al coaligarse con un partido político que se asume abiertamente religioso, antiagenda gay y antiaborto. Derecha pura y dura, pues.

Ve tambien.

El pleito que apanica

Por Carlos Loret de Mola A. Foto: @jaimerdzNL Observadores internacionales que están en México para …