Home / Blog / Colaboraciones / @avestruzeterea / Oh, I get hysterical, hysteria

Oh, I get hysterical, hysteria

Colaboración de twitter.com/Avestruzeterea

Los humanos solemos tratar de encontrar relaciones de causa – efecto a lo que sucede a nuestro alrededor.

Esto de entrada, bien hecho, es positivo. Cada vez entendemos más los fenómenos naturales, al aplicar el método científico.

No fue siempre así. Hace miles de años, ante huracanes o terremotos, el primer impulso fue adjudicarlo a dioses. Cada cultura se las ingeniaba para tratar de aplacar a las deidades iracundas, con muy malos resultados.

Seguramente hace tres o cuatro mil años alguien habrá pensado que esos eventos no dependían de dioses, pero en una de esas el sacerdote en turno lo aventó a un volcán.

La ciencia avanzó y contó una historia muy diferente a la de los mitos. Progresamos como humanidad. Entendemos los terremotos. Entendemos los tsunamis. Entendemos los huracanes, las erupciones, los tornados.

Pero esas ganas de buscar una causa a los efectos que percibimos nos pueden llevar a conclusiones falsas.

Está de moda acusar al calentamiento global, a la contaminación, al consumismo, a la sobrepoblación o a la deforestacion de todos los males que percibimos.

La realidad es muy sencilla. Si reducimos de manera importante la contaminación, seguirá habiendo huracanes. Se formarán en las mismas zonas en la misma época y harán más o menos lo mismo.

Si la humanidad mañana se extingue o nos vamos a vivir a Saturno, seguirá habiendo terremotos. Serán más o menos de la misma magnitud, alrededor de las mismas zonas en donde suele temblar.

Ese tipo de catástrofes no se evitan si Trump regresa al Acuerdo de París, o si separamos la basura, o si dejamos de usar popotes. No hay relación entre el nivel de hielo en Alaska y los terremotos en la unión de placas tectónicas ubicadas miles de kilómetros al sur. Tampoco son pruebas nucleares de Corea del Norte, que sí pueden causar temblores, pero no a esa profundidad ni a esa distancia.

No nos flagelemos. No pasemos de “hay un terremoto, diios está enojado’ a “hay un terremoto, a la pachamama no le gusta que el plástico no se biodegrade”.

Ya tenemos todos los elementos para saber que también había terremotos y huracanes mucho antes de que hubiera seres humanos. Y no, que nos suicidemos todos para ya no contaminar no impedirá el siguiente tornado.

No hay que confundirse. Claro que hay que hacer mucho más en pro del medio ambiente. Sin duda. Pero no vamos a impedir que básicamente tengamos los mismos eventos meteorológicos que llevan millones de años sucediendo.

Portarnos bien con nuestro planeta nos sirve para muchas cosas. Nos conviene. Lo hace más limpio, más sano. Todos debemos contribuir.

Pero sin histeria. Sin autoflagelación. Sin falsas conclusiones. No importa cuánto odiemos a Trump, ninguna de sus políticas es responsable de estos huracanes o del terremoto. Con Hillary habria pasado. Hasta con Bernie Sanders, aunque sus fanáticos hipsters no lo crean.

Seguirá habiendo huracanes. Seguirá habiendo terremotos. Vamos a entenderlo y a estar lo más preparado posible.

Sin histeria.

Ve tambien.

Hagamos uso del huso

Colaboración de @avestruzeterea Tras lo que le pasó a Mara, y a muchas otras, he …