Home / Blog / Colaboraciones / Loading, please wait…

Loading, please wait…

Colaboración de Diego Bonet

Por fin llegamos. Sobrevivimos a los primeros cien días de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Fecha cumplida el fin de semana pasado. Un récord que se veía dificil alcanzar aquella noche del 8 de noviembre del año pasado cuando las percepciones apocalípticas inundaban las redes sociales y las conversaciones en las calles.

De continuar así, Donald Trump pasará a la historia como el presidente que, como ha dicho Mark Singer, solo logró vender humo. Aquel hombre que prometió cambiar a su país se ha topado con el muro de una realidad que lo ha hecho extrañar su vida antes de la presidencia.

En medio, la provocadora idea enmarcada en un artículo de la revista estadounidense Politico que, a modo de ironía, cuestiona si no es que en realidad el presidente Trump estará utilizando un fenómeno conocido como “guerra ritualizada” para gobernar. Una especie de pantomima de batalla observada desde la antigüedad en el puebo Dani de Papúa Nueva Guinea. El pueblo alineado en formación para gritar insultos y disparar flechas contra guerreros de pueblos rivales, pero, sin resultado decisivo. El resultado: un montón de ruido y poco derramamiento de sangre.

Bajo esta teoría, Trump ha hecho del poder y de su presidencia un circo en donde cada día se presenta una nueva función. Las exitosas se repiten una y otra vez. México y el muro, los malvados periodistas o Rusia: amigos y rivales, serían solo algunas de las funciones presentadas. La cartelera se anuncia por Twitter todos los días a las seis de la mañana, aproximadamente.

Al interior de la Casa Blanca, los funcionarios del gabinete de Trump están más preocupados por el crédito que se les dará en la función, que por que salga bien en sí misma. Por gobernar. Intrigas y contradicciones son los acompañamientos para presenciar el desastre que un sector de la población estadounidense repudia, y que otro sigue ovacionando.

Reducir todo a un circo me parece poco. Si bien podría parecer congruente esta idea con el estilo y personalidad de gobierno que hemos visto en estos primeros cien días, las políticas impulsadas por Trump y el discurso de odio que promueve, han impactado en la sociedad estadounidense y en comunidades que están sufriendo por esta situación.

Aunque en estos primeros cien días Trump ha sido ineficiente y los contrapesos estadounidenses han funcionado, le faltan algo así como 1360 días, o más si se llega a reelegir. El mundo seguirá en vilo. Ojalá que el presidente Trump siga en modo: Loading… Please wait, como hasta ahora.

Twitter: @DiegoBonetG

 

 

 

Ve tambien.

¿Dónde ponemos a los ex presidentes?

La colaboración de @diegobonetg ¿Habían escuchado alguna vez la palabra “atazagorafobia”? Yo jamás, hasta que …