Home / Blog / Colaboraciones / Anacronismo, esperanza y revoltura mexicana.

Anacronismo, esperanza y revoltura mexicana.

Colaboración de Diego Bonet Galaz

El pasado domingo ganó la segunda vuelta presidencial en Francia, Emmanuel Macron. Un joven de 39 años que desafió al sistema de donde venía. Un independiente que anteriormente participó en el gobierno del actual presidente Hollande. Le ganó a los partidos tradicionales y apagó la tentación de caer bajo las manos de la extrema derecha facista. Logró aglutinar a la derecha, al centro y a la izquierda en una causa en común, que Francia siga en marcha.

En México, no se hicieron esperar las comparaciones. ¿Qué personaje podría representar una figura como la de Macron en las siguientes elecciones presidenciales? Esa fue la pregunta. Estando a casi un año de las elecciones presidenciales del 2018 veo tres cosas que se congujaron esta semana. El anacronismo, la esperanza y la revoltura de nuestra sociedad y de nuestra política, algo que se está cocinando desde hace mucho tiempo.

***

Anacronismo

“Algo que no parece corresponder con la época a la que hace referencia”

Andrés Manuel López Obrador tiene que cambiar de mensaje si quiere ganar la presidencial en el 2018. Repite una y otra vez las mismas frases hechas y rebuscadas de hace años: “Que si la mafia”, “Que si mi plumaje no se mancha”, “Que si los heroes que nos dieron patria”. En 2018 según el listado nominal podrían votar cerca de 25 millones de jovenes. Este mensaje y retórica tuvo éxito en su momento y quizá sigue teniendo éxito en un sector de la sociedad pero creo que no le alcanza para congregar los votos necesarios para ganar en el 2018. AMLO, de todas las opciones que se enfilan como punteros en la elección presidencial, es la única opción a la que no se le ha dado la oportunidad de llegar a Los Pinos.

Desde mi juventud, es decepcionante ver que alguien que podría ser opción, no me diga nada y no me mueva. Estas frases representan, me parece, un vacío en aquellos jovenes que buscan un poco de entusiasmo entre tantos lugares comunes. AMLO tiene que entender los nuevos tiempos y actuar en consecuencia, calro, si quiere ganar.

***

Esperanza

“Estado de ánimo optimista basado en la expectativa de resultados favorables relacionados a eventos o circunstancias de la propia vida o el mundo en su conjunto”

Tampoco se trata de que alguien salve a México. Se trata de encontrar un espacio, un camino, una voz, que junte y mueva las conciencias y voluntades de una ciudadanía que trae cargando encima, años de hartzago y decepción. El pasado lunes, un día despues de las elecciones presidenciales en Francia, alguien respondió a la pregunta de quién podría ser el Macron mexicano. En el pograma “Despierta con Loret”, el ex Canciller Jorge Castañeda dijo que alguien que podría reunir las características de Macron sería el Senador, ahora independiente, Armando Ríos Piter.

Ríos Piter quiere ser candidato independiente a la presidencia de México en 2018. Castañeda también quería serlo, sin embargo, dijo que su esfuerzo no se había podido concretar. Me parece que fue una muestra de autorcrítica y honestidad, lo que tanto le pedimos a nuestra clase política.

Sería bueno que se se reunieran aquellos aspirantes independientes a la presidencia y pudieran consolidar una sola candidatura. Sería una muestra contundente de que sí se pueden lograr acuerdos y hacer las cosas diferentes. Una cachetada a los políticos que optan por sus propios intereses y ambiciones. ¿Podrán los independientes hacerlo?

Esa pregunta la deberían de responder Armando Ríos Pier, Pedro Ferriz, Emilio Álvarez Icaza y los perfiles independientes que se sumen a las aspiraciones. Una pregunta que ya respondió Castañeda. De lo contrario, me parece, sería echar por la borda un puñado de esperanza que, la ciudadanía tiene y ve en la vía independiente.

***

Revoltura

“Desorden o mezcla confusa que se produce en algún lugar”

¿El lugar? El sistema político mexicano.

En el marco de las elecciones presidenciales en Francia leí la siguiente frase dicha por Charles de Gaulle: “Cómo gobernar un país que tiene 246 variedades de queso”, en referencia a Francia.

Parece que los políticos mexicanos la han tomado muy a pecho. La revoltura de nombres y cantidad de personajes que piden ser anotados en la contienda por la presidencia de México en 2018 es enorme. Como nunca. Esta semana se destapó el Senador del PAN, Juan Carlos Romero Hicks.

Quizá en tiempos donde abunda la orfandad de representación y el hartazgo, cualquier político considera tener la capacidad de llevar a buen puerto al rebaño perdido. Entran a un laberinto donde está la ciudadanía extraviada, pero no entienden que ellos, la clase política, orillaron a los ciudadanos a esta situación.

El anacronismo, la esperanza y la revoltura que estamos viviendo dan muestra de lo mal y podrido que está el sistema político de México. De ese tamaño. Ahí nomás.

Twitter: @DiegoBonetG

 

 

 

Ve tambien.

¿Dónde ponemos a los ex presidentes?

La colaboración de @diegobonetg ¿Habían escuchado alguna vez la palabra “atazagorafobia”? Yo jamás, hasta que …