Home / Blog / Colaboración de @diegobonetg MORENA: ¿Movimiento de Recolección Nacional?

Colaboración de @diegobonetg MORENA: ¿Movimiento de Recolección Nacional?

Colaboración de Diego Bonet 


Andrés Manuel López Obrador protagonizó un encuentro con sus seguidores y partidarios en el Monumento a la Revolución hace unos días. En él se firmó el Acuerdo por la Unidad, Prosperidad y el Renacimiento de México. Al encuentro asistieron múltiples y contrastantes personalidades como el Senador del PRD, Miguel Barbosa, el Diputado Federal del PRI, Alejandro Armenta y el Senador y ex priísta, Manuel Bartlett. Ahí, el líder de MORENA dijo que entre todos los mexicanos, de todas las clases sociales, religiones, los libres pensadores, pobres y ricos, deben sacar al país del atraso y atolladero.

En los últimos meses y días hemos visto una desbandada de personajes de todos los partidos y sectores que pretenden unirse al proyecto que encabeza López Obrador. Algunos con argumentos y razones consistentes. La pregunta es: ¿por qué ahora? Justo cuando encabeza las preferencias electorales de cara a la elección presidencial del 2018. Lo que a ojos de muchos no se acaba de comprender, es por ejemplo, cómo puede estar un Senador y hoy ex priísta, acusado de fraude electoral y corrupción en primera fila con AMLO, o ex secretarios de gobierno de diferentes ciudades de la República, tanto del PRI como del PAN, reunidos en el mismo templete con López Obrador en actos públicos.

Quizá este sea el mayor reto que tendrá que enfrentar Andrés Manuel López Obrador de cara al proceso electoral del 2018. Lidiar, filtrar y contener la ambición de grupos y personajes que ven en él y en su recien creado partido, una mina de oro que está intacta y a punto de ser explotada y también la llave para escapar de las otras minas que están a punto de colapsar. Los partidos de siempre, pues.

Esto representa un arma de doble filo. Por un lado, mientras más apoyos sume y movilice, mientras más conciencias cambie y más voluntades arrastre, el líder de MORENA, sabe que se acerca más a la presidencia de la República. Así, se ve como un personaje capaz de unir a una nación confrontada en intereses, actitudes y posiciones. Se ve como el único personaje político del país capaz de evangelizar al corrupto para entonces sumarlo a sus filas, y también como el único capaz de acoger a los marginados de otros partidos y convertirlos al buen camino hacia la salvación de México. Por otro lado, la recolección de personajes de dudosa reputación, emanados de las arcas de los partidos del establishment mexicano y con cuestionamientos en materia incluso de antidemocracia, ponen a colgar en un hilo la última oportunidad de que AMLO se alce con el triunfo en el 18.

El candidato presidencial tendrá que decidir si quiere encabezar el Movimiento de Regeneración Nacional o el de Recolección Nacional, contemplando que en la segunda opción puede recolectar basura que lo pongan en la línea y el espectro de la incongruencia y la incapacidad por frenar las tentaciones de seguir siendo, por lo menos desde la narrativa, igual a los demás a los que tanto critica. Hasta ahora, ha sido tibio y cero contundente en este sentido. El tiempo se agota y la oportunidad de definición, también.

Twitter: @DiegoBonetG

 

 

Ve tambien.